Paseando en tranvía por Barcelona

A principios del siglo XIX, Barcelona era una ciudad amurallada, que no llegaba a los cien mil habitantes concentrados en un espacio muy reducido al que además se empezaban a sumar las primeras industrias. En Barcelona el transporte colectivo nació ante la necesidad de conectar las poblaciones de los alrededores (Sants, Gràcia, Sant Martí de Provençals) con el centro, las cuales habían experimentado un crecimiento demográfico mayor que la de una Barcelona que tenía el espacio limitado por las murallas medievales

72-1-im-Right_hand_image-4132

Antes de la llegada de los tranvías podíamos encontrar varios sistemas de transporte colectivo. Las diligencias, rápidas y lujosas, pero de poca capacidad, estaban destinadas a trayectos de largo recorrido a otras ciudades. Los omnibuses, sin embargo, eran los de mayor capacidad y se usaban para conectar el centro con las poblaciones fuera de las murallas y a trayectos por la provincia de Barcelona. Este modelo de carruaje convivirá con los tranvías de tracción animal y no será eliminado hasta que aparezcan los autobuses a motor.

Los primeros pasos

El primer servicio de cercanías de gran capacidad se creo en 1840, inaugurándose una línea de diligencias con los llamados ómnibus, que realizaba el recorrido entre Barcelona y la villa de San Gervasi de Cassoles. En 1848 y coincidiendo con la inauguración del tren de Mataró, se creo una línea de ómnibus que unía la estación de la Barceloneta y el “Pla de l’Os” en las Ramblas. Esta sería sin duda la primera línea urbana de la ciudad.

No obstante la primera gran sociedad de transporte que operaria en Barcelona fue la Compañía Central Barcelonesa, que constituida en 1859, inauguró a mediados del mes de junio de 1860 una línea de ómnibus entre Barcelona y Gracia. Cuatro años más tarde el Diario de Barcelona del 20 de septiembre de 1864 publicó unos datos de los cuales resulta en este corto periodo, los ómnibus de la Compañía “La Central Barcelonesa”, habían transportado más de siete millones de pasajeros. Con solo 12 coches en servicio.

Al poco tiempo una nueva compañía, “La Catalana Graciense”, ya tenía en circulación veintisiete coches y en seguida, más de cincuenta ómnibuses de otras pequeñas empresas particulares, prestaban servicio de Barcelona y sus alrededores, al fin se instalaría la Compañía de ómnibus del Ensanche precursora de la Compañia de Tram-vias de Barcelona Ensanche y Gracia. En 1871 la línea de ómnibus, explotada por “La Central Barcelonesa” entre la Boqueria y la Barceloneta circulaba con ocho carruajes, para 24 pasajeros, con una frecuencia de 10 minutos.

El 27 de junio de 1872 Barcelona inauguraba su primera línea del Plan de la Boqueria hasta Josepets (actual Plaza Lesseps), el transporte de pasajeros de una línea de tranvía tirado por caballos. En 1879 es probado con éxito el primer tranvía movido con electricidad en Berlín, será en 1899 cuando Barcelona adopta esta tecnología en la línea 29. Poco a poco se irá electrificando la red hasta que en 1907 se da por completada la electrificación en las líneas de Barcelona.

d63b3453471f51bac1bb9ac4f93cc54c

El tramvia baixant pel carrer Dos de Maig, al costat de la fàbrica cervesera Damm.

Cuando el tranvía subía a Horta

En enero de 1899 llega el tranvía eléctrico. Una de las infraestructuras que se construyó para dar servicio al tranvía fueron unas cocheras, que disponían de una central eléctrica. Serían las cocheras de Sants o las cocheras de Horta, conocidas por las cocheras de Borbón. Horta fue de los últimos barrios en mantener un tranvía en funcionamiento, concretamente la línea 49, que funcionó hasta el 19 de marzo de 1971 y era servida por unidades de segunda mano compradas en la ciudad de Washington.

El tranvía de Horta dejó huella en la denominación popular, aunque no en la oficial, del cruce formado por el antiguo camino de Sant Iscle (hoy avenida de Borbó), la carretera de Horta (hoy paseo de Maragall) y el camino de Gràcia (hoy avenida de la Mare de Déu de Montserrat). Así se refleja en la exposición ‘Tram-Vía’: “El precio del billete desde Barcelona hasta este punto era de quince céntimos, y dado que muchos usuarios se despistaban y el lugar no tenía nombre, el cobrador gritaba: ‘¡Los quince, los quince, final de trayecto para quienes hayan sacado un billete de quince!’”. Por eso, este importante cruce de calles es conocido actualmente como Els Quinze.

El tranvía que atropelló a Gaudí

Un medio de transporte que inicialmente no estaba al alcance de todos los bolsillos: para muchos se convirtió en un lujo para disfrutar los domingos. En 1951 un aumento exagerado de las tarifas provocó el boicot de los barceloneses. Y una década después la flota se modernizaba con unos vehículos traídos de Washington. El tranvía fue además el culpable de la muerte de uno de los más grandes arquitectos del mundo: Antonio Gaudí.

El 7 de junio de 1926, un tranvía de la línea 30 atropelló a Gaudí en la intersección de la calle Gran Vía de las Cortes con la calle Bailén, en Barcelona, quedando este tendido en el suelo y herido de gravedad. Los transeúntes, sin embargo, no acudieron en su auxilio al tomarle por un mendigo cualquiera debido al descuidado aspecto que lucía en su vejez. El arquitecto Antoni Gaudí, máximo exponente del modernismo catalán, murió a la edad de 73 años a causa de este fatídico accidente.

Tranvia-sèrie-1600-torna-a-fer-el-bucle-de-la-pl.-Eivissa-Tajo

Sortint de Pza. Eivissa i entrant en carrer Tajo (Barri d’Horta)

Fin de trayecto

Barcelona no se convierte en una excepción en la edad de oro del tranvía en las ciudades de mundo, sobre todo europeas y americanas en donde el tranvía se convierte en indispensable en los trayectos urbanos. Aunque aparecen las primeras líneas autobuses, en 1910, estos aún no tenían mucha fiabilidad. Los años 20 época de gran desarrollo económico supone una fuerte inversión en la creación de nuevas líneas y en ampliación de las existentes. Además la celebración de la Exposición Universal de Culturas en 1929 supone un incentivo en la mejora del transporte tanto de tranvía como la inauguración del metro.

En los años ’30, época de una grave crisis económica, supone una paralización de las inversiones en mantenimiento e infraestructura. En la Guerra Civil española supone un grave deterioro debido a los bombardeos aéreos que sufrió Barcelona. La precariedad económica de la postguerra hace que éste transporte caiga en decadencia.

Nord 1900a

Estació del Nord. Any 1900

Imágenes encontradas en Pinterest, Exposición ‘Tram-via’ y Bcn.cat

Fuentes consultadas : Bcn.cat – Wikipèdia – LaVanguardia 

Anuncis

2 thoughts on “Paseando en tranvía por Barcelona

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s