Custo: la seña de identidad de la moda en Barcelona

El cosmopolitismo teñido de psicodelia y el ‘hippismo’ son las señas de identidad de Custo Barcelona, algo que comulga muy bien con el carácter de estos hermanos, que llevan el nomadismo en las venas…

6852f12d5a0ffb37d1c9c60b3222326e

Foto de Magazinespain.com

El rotundo éxito de la marca, que viven con cautela, les viene tras una época muy dura, pues Custo Barcelona nació de las cenizas de Custo Line, la primera marca que crearon y que quebró en 1996 debido a la mala gestión del grupo textil que encargado de su producción y distribución.

El comienzo

La vida de Custodio Dalmau Salmon, estrechamente vinculada a la de su hermano David, transcurrió durante la infancia y adolescencia en Barcelona, ciudad que despertaba a las tendencias artísticas procedentes del extranjero, ya fuera a través de las exposiciones de arte, la construcción de modernos edificios o las pasarelas de moda.

A los niños Dalmau siempre les gustó el diseño gráfico, y Custodio escogió la carrera de arquitectura con la idea de que se trataba de una profesión creativa. Todas las mañanas hacía el largo trayecto hasta el campus de Bellaterra sin excesivo convencimiento, con la esperanza de encontrar lo que hallaba buscando.

Durante uno de esos veranos universitarios, Custo convenció a su hermano para que le acompañara a hacer un viaje en moto por Estados Unidos. Durante ese periplo descubrieron diferentes culturas, especialmente la de los surferos del sur de California, con su propio estilo de vida y un sentido de la moda que no seguía los dictados de las de Nueva York, Londres o París. Al regresar a España empezaron a diseñar camisetas mezclando ilustraciones.

La peculiar forma de coser las camisetas, combinando los estampados con sedas, dio un resultado tan original que no se podía encontrar nada parecido en todo el mundo. La marca fue bautizada como Custo of Barcelona, que, con el paso del tiempo, se convertiría en Custo Barcelona. Fueron los primeros diseñadores que hacían camisetas estampadas, al principio sólo para hombre, y tuvieron un éxito inmediato. Empezaron a mostrar sus colecciones en Londres y en otras grandes capitales, y se asociaron con la empresa textil catalana Meyba para que ésta se ocupara de todo lo referente a la gestión mientras que ellos se dedicaban al desarrollo del producto.

hermanoscusto628x250_628x250

Custo Barcelona

Durante once años colaboraron con Meyba, hasta que la falta de competitividad, unida a la competencia extranjera, procedente de Italia y de otros países, les llevó a romper el contrato y dirigir sus miradas hacia nuevos horizontes. Se trasladaron a Estados Unidos con dos enormes maletas llenas de camisetas y, tras el rechazo de varias tiendas en Nueva York, donde los tacharon de estridentes y poco acordes con los conceptos que imponía la moda en aquel entonces, dominada por el minimalismo. Fue en marzo de 1996 que al fundar Custo Barcelona , empezaron a surtir efecto en el mercado de Los Ángeles, donde lograron colocar sus prendas en cuatro tiendas frecuentadas por estrellas de Hollywood.

Parte de su éxito radicaría en la cantidad de famosos que en alguna ocasión han vestido en público alguna de sus camisetas, asesorados por los principales estilistas de moda, que los han iniciado en el fenómeno denominado «Customanía». Tras los actores de las series de televisión estadounidenses Friends y Sexo en Nueva York, que popularizaron sus prendas al lucirlas en más de una ocasión en varios capítulos, también las vistieron algunos presentadores de la cadena de televisión musical MTV, y actores y modelos de la categoría de Claudia Schiffer, Julia Roberts, Natalie Portman, Penélope Cruz o Brad Pitt. Es más, en 2004 Barbie, quizás la muñeca más famosa del mundo, celebró su cuarenta y cinco cumpleaños vistiendo un modelo exclusivo diseñado por Custo Barcelona.

El éxito de un estilo propio

Pese a que los motivos más habituales en sus estampados han sido las flores, los animales y la iconografía japonesa, los cómics manga, la imaginería hindú, o el pop art de los años setenta, en las colecciones de 2002 y 2003 los hermanos Dalmau evolucionaron hacia el patchwork y las rayas. Copiados en el mundo entero, a principios del siglo XXI circulaban miles de imitaciones de sus camisetas, hecho que parecía no preocupar excesivamente a los diseñadores catalanes.

Firma asentada en el mundo de la moda, Custo Barcelona se hallaba en 2004 en plena expansión internacional, reflejada en el crecimiento del número de sus tiendas en todo el mundo: Chicago, Nueva York, México, etc. Con su primera tienda oficial instalada en Barcelona y la base en El Prat, la maquinaria funcionaba en Tailandia, adonde los Dalmau se desplazaban a menudo, siempre que se lo permitían sus múltiples apariciones en las pasarelas de Nueva York o Milán, donde se dedicaban no sólo a vender moda, sino también a exportar imagen de la ciudad de Barcelona. Custo Dalmau comparte su vida con Eva Volmer, que le ha dado una hija, Montana.

Con un reconocimiento internacional sólo comparable al de la firma de calzado Camper, los diseños de los Dalmau han sido reconocidos en Italia, donde han recibido el premio Kore, conocido como el Oscar de la moda; y en España, con el Prix de la revista Marie Claire al mejor diseñador del año y dos premios de la revista Metaphor(e), uno a su proyección internacional y otro por sus campañas publicitarias. Pero a Custo Dalmau -cabeza visible de Custo Barcelona, firma en la que comparte trabajo con su hermano David- no le pesa la fama, como tampoco le pesa haber convertido una camiseta en, según afirman los críticos en moda, la única tendencia exportable de la moda española de los últimos años.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Costumizar: la nueva tendencia

Customizar viene del inglés customize que literalmente significa personalizar. Pero aunque el nombre sea anglosajón, esta tendencia fue creada por el mallorquín Miguel Adrover, que en su primer desfile mostró un saco confeccionado con pañuelos Burberrys y shorts con tela de un bolso de Vuitton.
Por eso en este cut & paste fashion incursionaron los modistos más importantes, como el japonés Koji Tatsuno, que hoy hace ropa en serie que luego modifica una a una.

Pero esta tendencia kustom no es reciclaje, ni es “vintage”… sino que es el amor por la verdadera prenda, única y personal; la prenda que marca el estilo propio; que solo se consigue a base de pegar, cortar, descoser, estampar, bordar… Son verdaderas obras de artesanía.

Fuentes consultadas : Biografíasyvidas – Revista HolaWikipèdia

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s