Barcelona elabora un plan contra la islamofobia

Barcelona prepara para finales de año un plan contra la islamofobia y para ello ha encargado un diagnóstico, un informe que ha sido presentado este miércoles y que analiza la situación de la comunidad musulmana en varias vertientes, anclando la investigación en tres ejes: el uso del espacio público, el ámbito educativo y los centros de culto.

moras-sparatas

Por Toni Sust

DE LA RECOMENDACIÓN A LA INSTRUCCIÓN

La comisionada de Inmigración del Ayuntamiento de Barcelona, Lola López, ha explicado que de lo que se trataba era comprobar que existe una base real que confirma lo que a simple vista puede deducirse: la existencia de situaciones de islamofobia en la ciudad, sin duda alimentadas por el rosario de atentados de personas que pretenden actuar en nombre del Islam y que para algunos, como la propia comisionada, son, precisamente, los más islamófobos.

López relata que tras pedir opinión a los expertos y después de trabajar junto con la comunidad musulmana en el diagnóstico, el siguiente paso será abordar la cuestión con las entidades que combaten el racismo y los grupos políticos del consistorio. En síntesis, la comisionada subraya que el problema es que se ha legislado mucho al respecto de esta cuestión, pero que el marco jurídico no ha llegado a la realidad cotidiana. El reto, dice, es pasar de las recomendaciones a las instrucciones.

MENÚ HALAL

Al informe presentado este miércoles, ’La práctica religiosa de las comunidades musulmanas de Barcelona: expresiones y problemáticas’, obra de Alberto López Bargados, Martin Lundsteen y Ariadna Solé Arraràs, sí le corresponde señalar recomendaciones, esencialmente sobre los tres ejes citados.

En el ámbito educativo, en el que el consistorio dispone de competencias mediante el Consorci d’Educació de Barcelona que comparte con la Generalitat, propone que se habilite un menú halal cuando exista una demanda que lo justifique en una comunidad educativa. Aboga por estimular la participación de familias musulmanas en las asociaciones de madres y padres y por fomentar justificaciones de libranza en determinadas festividades religiosas. Promover una instrucción del Consorci que unifique criterios sobre el uso del hiyab en las aulas.

En el uso del espacio público, los expertos recomiendan clarificar las políticas de cesión puntual de equipamientos municipales en fiestas musulmanas; facilitar la mediación entre vecinos cuando se abra o se reforme un oratorio; estimular la participación de las autoridades en los actos de la comunidad.

En el ámbito de los centros de culto, el informe aborda varias cuestiones pero la principal es la de que Barcelona conceda el permiso para la construcción de una gran mezquita, un proyecto del que se habla hace décadas sin que se haya avanzado un paso. Hacerlo, dicen los autores, supondría tomar “una decisión de alto calado simbólico”. Por ahora, los musulmanes recurren a oratorios, de los que los autores destacan que, a diferencia de en otros municipios, no han generado conflictos vecinales por su apertura y actos de la comunidad.

El informe también aboga por seguir abriendo espacios para el entierro islámico, en el sector del cementerio de Collserola, así como dar continuidad a las tanatopraxia (técnica de conservación de un cadáver) del tanatorio islámico de Montjuïc. El paso del tiempo tiene un efecto, subraya la comisionada López: hasta ahora muchos integrantes de la comunidad islámica eran enviados a su país de origen y enterrados allí cuando fallecían. Pero para las nuevas generaciones, prosigue, su país ya es este, y es dónde quieren ser enterrados.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s