El parque temático del deporte de Barcelona ‘pincha’ a los dos meses de abrir

Open Camp es una iniciativa privada que pone al servicio de los visitantes las últimas tecnologías para hacer posible una atractiva mezcla entre lo virtual y lo real. Se pueden practicar diferentes deportes  como fútbol, baloncesto, atletismo, natación, hockey, esgrima..  y  los participantes pueden vivir las mismas sensaciones que los deportistas profesionales, como si estuvieran en una competición real, con todos los elementos tecnológicos y de ambiente que darán a los usuarios “un minuto de gloria”

vertic_880_0

El 18 de junio fue la fecha elegida por la promotora de la iniciativa, una empresa con capital mayoritario local y con previsión de atraer a 1,4 millones de visitantes al año. “El deporte es el mayor entretenimiento del mundo, y este proyecto único ha despertado el interés de numerosas ciudades. Pero el mejor lugar donde lo podíamos instalar era en Barcelona”, ha destacado el director general del proyecto, Paco Medina e impulsado por la consultora de servicios estratégicos para administraciones Gabinete Gaudí.

El Estadi Olímpic Lluís Companys, el Palau Sant Jordi, la Torre Calatrava, la plaza de Europa, la explanada que une todo el anillo y las instalaciones del INEFC, acogen el parque. La iniciativa no suponía cerrar Montjuïc, sino que los visitantes pagarían una entrada de 28€ los mayores de 12 años, de 10€ los menores de ocho y descuentos para grupos con la que obtendrán una pulsera para entrar en las diversas instalaciones. El complejo, que abrirá durante 230 días al año, también incluirá en la misma entrada el acceso al Museu Olímpic i de l’Esport, ya existente, y el proyectado museo paralímpico, el primero de este tipo en el mundo.

El proyecto parte de un modelo de alquiler de los espacios pudiendo convivir con las actividades habituales de la montaña (conciertos y acontecimientos especiales). Una de las expectativas que pretendía el proyecto era cubrir el pesado déficit que le supone al Ayuntamiento de Barcelona el mantenimiento del conjunto de estas instalaciones deportivas con una inyección de 35 millones de euros en cinco años.

Primeros resultados

En sus primeros dos meses de andadura, el Open Camp Europe de Montjuïc acaba de lanzar entradas a 5€. El grupo de inversores que abrió la instalación declina dar cifras de visitantes, pero fuentes cercanas al espacio admiten que los pases de precios reducidos tratan de despertar el interés de los visitantes extranjeros, que este año alcanzarán un número récord en la Ciudad Condal.

“La mayoría de la gente que prueba la experiencia son gente local y lo hacen en fin de semana. Turistas, la verdad es que pocos. Y ahora en verano, si no van en fin de semana hay muy poco movimiento”, explican fuentes del sector turístico con las que se ha puesto en contacto en conversación con este diario.

El análisis contrasta con la expectativas del Open Camp, que anunció que atraería a 1,4 millones de personas al año, más de 5.000 por cada uno de los 240 días de apertura. Preguntada sobre el cumplimiento de objetivos, la dirección no ha contestado a requerimientos de diversos medios.

Infortunio

Quien sí lo ha hecho son fuentes cercanas al Museo Olímpico de Barcelona  situado en la misma montaña y cuya entrada se incluye en el pase general. “Es un concepto nuevo. Está arrancando. No ha tenido mucho impacto en el museo porque se trata de un concepto casi ajeno al mismo: la mayor parte de las experiencias están en el Estadio Olímpico”, explican.

En el recinto deportivo, ¿la iniciativa ha tenido éxito? “Anunciaban simuladores de Moto GP y no los han estrenado por problemas con permisos en la torre de Telefónica. Han cancelado la ceremonia de clausura que hacían diariamente por la noche”, enumera el mismo intermediario.”Y para rematarlo, el concierto de Beyoncé ha obligado a cerrar las actividades de pista en el Estadio Olímpico: sólo están operativas las interiores porque están arreglando el césped”.

Poco turismo

Quizá por ello o por otros motivos, pocos turistas se interesan por pasar un día en el que se anunció como el primer parque temático del deporte del mundo. “Interés, muy poco. Casi nadie pregunta por el Open Camp, en comparación con los monumentos más conocidos de la ciudad”, explican en la oficina de turismo de plaza Cataluña, la más concurrida de Barcelona.

La declaración no es menor si se tiene en cuenta que el proyecto buscaba “optimizar espacios cerrados”, según Paco Medina, su director general, y que recibió una distinción del programa Programa Emprendetur I+D+i del Plan Nacional de Turismo.

Open-Camp-Barcelona

TUI y el capital riesgo se pillan los dedos

El pinchazo de Open Camp Europe tiene más lecturas. El discreto estreno del proyecto ha atrapado a los socios inversiones que entraron en el capital del parque. La iniciativa la acuñó la consultoría estratégica Gabinete Gaudí SL, un despacho con sede en Reus. La oficina convenció a Hotelbeds, antigua filial del gigante alemán TUI, además de la firma de capital riesgo Inveready y a Marco Corradino, fundador de BravoFly.

Otra arista es la política: el parque paga un canon de 20 millones al año al ayuntamiento, y prometió un retorno de 35 millones. Si no levanta el vuelo, la responsabilidad política se podrá trazar hasta el último gobierno municipal de Xavier Trias (CDC), que impulsó la comercialización del anillo olímpico.

Fuentes: El Periódico-Crónica Global

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s