En el Born Centre Cultural

El edificio que Josep Fontseré i Mestre concibió y construyó en 1874 estaba inspirado en les Halles de París. Una estructura ligera y elegante, muestra de la arquitectura de hierro modernista…

elmercat-bloc-3

La tradición artística del hierro en Cataluña tiene sus orígenes en la forja catalana, que llegó a su máximo esplendor en los siglos XVII y XVIII. La calidad del hierro y el trabajo de los forjadores hicieron posible el nacimiento de la industria siderúrgica, sin la cual no habría sido posible que el hierro fuera uno de los materiales más expresivos del modernismo catalán.

Lo que allí había antes era una explanada que actuaba como espacio de seguridad entre la Ciutadella y el resto de la ciudad. Cuando la antigua Ciutadella (una fortaleza construida por Felipe V) fue derruida, aquella explanada perdió su utilidad y en ella se construyó el mercado del barrio de La Ribera. El del Born nunca fue un mercado demasiado exitoso, siempre por debajo en recaudación de sus vecinos Santa Caterina o la Boquería. En 1921 se convirtió en el mercado central de frutas y verduras, hasta que en 1971 abrió Mercabarna y se quedó huérfano, sin apenas función. Los vecinos lo salvaron del derribo para que fuese por fin reformado en 1979. A partir de ahí el edificio atravesó veinte años de indefiniciones, convirtiéndose en uno de esos nudos no resueltos que a menudo aparecen en Barcelona.

El año 2002 empezaron las obras para convertir el antiguo mercado en Biblioteca Provincial. Fue en plenas obras cuando aparecieron los restos de la ciudad destruida en 1714. Pese a la oposición vecinal, las autoridades decidieron conservar los restos y trasladar el proyecto de la biblioteca a otro emplazamiento. En 2006 las ruinas arqueológicas fueron declaradas bien de interés nacional y en 2013 por fin se inauguró, conservando la estructura metálica del antiguo mercado.

born-centre-cultural1

Durante los años que precedieron a la inauguración del Born Centre Cultural se generó un cierto debate en la ciudad entre los partidarios de que se continuase con el proyecto original y aquellos que eran favorables a que se consagrase un espacio específico a las ruinas. Aquella controversia fue la traslación a la política urbanística de la siempre conflictiva relación entre Barcelona y la catalanidad, y su representación política. Una debate sin fin que atravesó la política catalana en los años ochenta y noventa  y que ahora parece regresar con fuerza. En definitiva, la versión local del conflicto universal entre lo urbano y lo nacional. Es muy interesante ver como la reforma de un edifico consiguió llevar un debate que hasta ahora se había situado siempre en el plano de lo simbólico y de lo cultural a un plano tan tangible como el urbanístico, penetrando de pleno en la esfera municipal y en su gestión diaria.

En el último año el ayuntamiento de Ada Colau ha tenido varios enfrentamientos con la gestión de los símbolos en Barcelona, y en concreto con el Born Centre Cultural y sus partidarios más acérrimos. El pasado verano el Ayuntamiento colocó un urinario portátil al lado del edificio, en su intento por reducir las micciones en plena calle. El Born es actualmente una zona con una importante actividad nocturna. Esto creó polémica: el nacionalismo protestó, pues un urinario público constituía una terrible falta de respeto contra la historia de la ciudad y del país. Y el ayuntamiento terminó retirando el excusado de la vergüenza.

1476987915_236706_1476988453_noticia_normal_recorte1

Algún antropólogo investigará en un futuro lejano las razones por la cuales el Born Centre Cultural de Barcelona organizó en 2016 una exposición que incluye piezas tales como una estatua decapitada de Francisco Franco.

Una estatua es sobre todo una excusa. Una excusa que tiene su importancia si la estatua se va a exhibir descabezada. La que ha colocado el Ayuntamiento de Barcelona ha puesto de acuerdo a independentistas y franquistas: los primeros por rechazo al dictador en cualquiera de sus formas, incluso decapitado, y los otros por considerarla irrespetuosa (“bárbaro aquelarre”, ha anunciado la fundación que promueve la memoria del dictador). La memoria suele ser el argumento esgrimido cuando se trata de exponer personajes que aún decapitados remueven conciencias. En Barcelona la removió bastante: tras ser atacada con insistencia fue finalmente derribada.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s